domingo, octubre 16, 2022

Crisis en el movimiento evangelico

Crisis en el movimiento evangélico


La crisis que está viviendo el movimiento protestante en estos días es suficiente para desconcertar a cualquiera. Universidades que antes entrenaban ministros para la evangelización del mundo, hoy hasta prometen no enseñar tal cosa.


Harvard y Princeton fueron fundadas bajo una bandera cristiana para el entrenamiento de ministros que llevarian el Evangelio hasta los fines de la tierra. Hoy en dia ambas universidades son practicamente anti-cristianas en sus creencias fundamentales y en la practica.

El Seminario Teologico Fuller que en antaño fuera una de las más respetadas instituciones cristianas, hoy está en apostasía; enseñando cada vez doctrinas más anti-bíblicas. Hace unos cuantos años Fuller Theological Seminary se vendió por un millón de dólares a cambio de los cuales desarrollarían un plan para desarrollar práctica de paz con el Islam. Parte del acuerdo incluía la promesa de "no proselitizar," es decir, los cristianos en Fuller serían entrenados para no evangelizar a los musulmanes. 

Tal parece que el mandato de Jesucristo de ir "por todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura," no incluye a nuestros amigos musulmánes.

Aunque ciertamente estamos de acuerdo en respetar a personas de otras religiones, el propósito mismo de la existencia de la iglesia es la evangelización, y el propósito de todo colegio o universidad bíblica es el entrenamiento de cristianos para una mejor evangelización del mundo que nos rodea.

Me pregunto qué piensa Cristo cuando su mandato en Marcos 16:15 puede ser hecho nulo por 1 millón de dólares. ¿No es Cristo todavía el único "Camino, la Verdad, y la Vida"? (Juan 14:6).

Más recientemente Richard Mouw, el presidente de Fuller Theological Seminary, estuvo en Utah hablando a cientos de mormones mientras celebraban el 200 aniversario del nacimiento de José Smith, Jr., el profeta y fundador del mormonismo.  
Me pregunto: ¿Estaría el Apóstol Pedro celebrando junto con los mormones el nacimiento de un falso profeta que está causando la perdición de incontables almas? ¿Qué hay de celebrar en ello?

Richard Mouw, no contento con ello, pidió perdón a todos los mormones presentes a nombre del movimiento evangélico: "Hemos pecado contra ustedes... les hemos dicho lo que creen sin hacer un sincero esfuerzo por preguntar primero lo que creen."

Pero ningún líder mormón pidió perdón a los cristianos evangélicos.... Lo cual hubiera sido de esperar, especialmente ya que el comienzo mismo del mormonismo enseña que todas las denominaciones cristianas son una abominación ante Dios. ¿No me cree? Pídale a cualquier mormón que le cuente la razón por la que Dios se le apareció a José Smith al principio.

Nuestros amigos mormones, como muchos otros, también necesitan escuchar el verdadero Evangelio. Pero nunca lo harán si continuamos participando con ellos en celebraciones de su religión. Si piensan que somos iguales nunca buscarán entender las profundas diferencias que nos separan. Pero esto es lo interesante: todos los mormones saben que en realidad no somos iguales. Ellos tienen la verdad, todos los demás están equivocados. Por eso envían miles de misioneros cada año. Para darle "la verdad" a la gente. Esto no me molesta, de hecho, cada misionero a mi puerta es una oportunidad para compartir con ellos la verdad en amor.

El movimiento evangélico, y las universidades protestante apóstatas estan haciendo un daño tremendo al cristianismo verdadero. Pronto también aceptarán el homosexualismo como algo normal y el aborto como una solución para los problemas de madres que supuestamente no están listas para serlo.

La única esperanza de este mundo no es el movimiento evangélico, sino una iglesia apostólica gloriosa. Una iglesia que todavía crea que el evangelio es para todos, incluyendo gente que son miembros fieles de diversas religiones. Una iglesia que no tema a nada sino a Dios, que no odie a nadie sino al diablo, y que esté dispuesta a enfrentarse a las puertas del Hades por rescatar a un musulmán, un mormón, un testigo de Jehová, un hindú, un budista, un judío, y a cualquier otra persona que lo necesite.

Amor no es decirles que todos somos iguales, amor es mostrarles el camino de salvación para que puedan pasar la eternidad con un Dios que los ama. El evangelio de 1 Corintios 15:1-4 y la aplicación del mismo por medio de la obediencia a Hechos 2:38 deben llegar "hasta lo último de la tierra" (Hechos 1:8).


Defensores de la Fe
www.defensoresweb.com

No hay comentarios.: