jueves, abril 06, 2006

La Biblia ha sido cambiada

(Lea primero el artículo de abajo para comprender mejor el siguiente artículo.)

La siguiente conversación toma a lugar en una universidad local. Timoteo Inquisitivo es un jóven cristiano apostólico, y se encuentra con Escéptico Dominguez, un joven que no cree en la inspiración divina de la Biblia.

Escéptico:
Hola Timoteo, ¿qué lees?

Timoteo:
El Evangelio de Mateo. Las bienaventuranzas son una de mis partes favoritas de la Biblia.

Escéptico: ¿Por qué pierdes el tiempo con un libro tan poco confiable?

Timoteo: ¿Poco confiable? ¿A qué te refieres?

Escéptico:
Todo el mundo sabe que la Biblia de hoy no es como la Biblia original. Ha sido copiada y traducida tantas veces que ya ni se sabe qué decía la Biblia original.

Timoteo: Entonces, ¿tú has estudiado criticismo textual?

Escéptico: ¿Criticismo qué?

Timoteo: Textual

Escéptico:
No sé qué es eso

Timoteo: Es la rama de la literatura que estudia la transmisión de textos antiguos.

Escéptico: Nunca había oído de tal disciplina.

Timoteo:
Entonces, ¿cómo llegaste a la conclusión de que la Biblia ha sido cambiada?

Escéptico:
Todo el mundo lo sabe.

Timoteo: ¿Podrías ser un poco más específico? ¿Quién es ‘todo el mundo’?

Escéptico:
Pues, el mundo. Todos. Es conocimiento común.

Timoteo: Vas a tener que ser más específico. ¿A qué te refieres con que todo el mundo lo sabe?

Escéptico:
Bueno, por ejemplo, el Código Da Vinci ha demostrado que la Biblia fue cambiada por el emperador Constantino.

Timoteo: ¿Qué pruebas se citan en el Código Da Vinci?

Escéptico: ¿Pruebas?

Timoteo: Si, algo que demuestre tal aseveración.

Escéptico:
Bueno, no hay citas de ese tipo. Pero el libro parece decir que es de conocimiento común.

Timoteo: Otra vez esa frase, pero sigo sin escuchar de una sola prueba al respecto.

Escéptico:
Bueno, es una de esas cosas que se han sabido por bastante tiempo.

Timoteo: Lo extraño es que nadie sabe quién fue el primero en probar tal cosa, y aparentemente todas sus pruebas se han perdido junto con tal persona.

Escéptico: El autor de Da Vinci dice que hizo una investigación profunda.

Timoteo:
¿”Dice que hizo”? Si eso fuera cierto, ¿no crees que haría más que apelar al “conocimiento común”?

Escéptico: Pues no sé, no había pensado en esto.

Timoteo: Dan Brown, el autor de ese libro, no es más que un novelista. Su interés es generar controversia, porque la controversia genera venta de libros. Eso es todo.

Escéptico: Escuché a un reportero decir que la investigación de Brown es impecable.

Timoteo: Dime, ¿tenía tal reportero alguna credencial en criticismo textual?

Escéptico: No, no lo creo.

Timoteo:
Entonces, ¿cómo sabía él que Brown había hecho tal investigación “impecable”?

Escéptico:
No estoy seguro.

Timoteo: El trabajo de un novelista es hacerte creer que la fantasía es real. Así es como se escribe una buena historia. Pero no creo que quieras aprender a volar un avión de una novela sobre aviones, por muy detallado que sea al describir los procedimientos de un aterrizaje de emergencia.

Escéptico:
Bueno, pero la Biblia ha debido ser cambiada ya que la copiaron a mano por tantos años, y la tradujeron de un idioma a otro innumerables veces.

Timoteo: “Ha debido ser cambiada” no es prueba. Yo pensé que eras una persona racional, alguien que cree sólo en aquello que tiene evidencia.

Escéptico: Sí. Ese soy yo. Me llaman el “Señor Evidencia”.

Timoteo:
Entonces, ¿qué pasó en este punto?

Escéptico: Bueno, ¿tienes pruebas tú de que la Biblia es confiable?

Timoteo: De hecho, si las tengo. Pablo, mi pastor, nos dio un seminario sobre el tema del criticismo textual y la inspiración de la Biblia.

Escéptico: ¿Y?

Timoteo: Después de analizar la evidencia, me di cuenta que lo que tú llamas “conocimiento común” es en realidad “ignorancia común” con respecto a la Biblia.

Escéptico: ¿Ignorancia?

Timoteo: Sí, muchos hacen el mismo tipo de afirmaciones que tú usaste hoy, pero muy pocos se dan el tiempo de investigar un poco para ver si son verdaderas.

Escéptico: Bueno, tal vez investigar un poco el tema no sería tan malo...

Timoteo: ¡Esa es la actitud correcta! Pablo estará enseñando sobre la evidencia de los manuscritos del Antiguo y Nuevo Testamentos este miércoles, ¿te recojo a las 6:30 pm?

Escéptico: De acuerdo. Pero más vale que estén preparados para que les haga algunas preguntas difíciles.

Timoteo: Claro que sí. Viniendo de tí no esperaría nada menos, “Señor Evidencia”.




...

2 comentarios:

Las letraS dijo...

Todo muy lindo, pero, tenés pruebas vos de que los que escribieron la biblia, tenían una credencial en criticismo textual?
Tenés pruebas de que eran tan inteligentes y analistas como sos vos?
Aquellos que con el tiempo fueron desarrollando las técnicas de criticismo textual, y desarrollarla al punto de entregar certificados, pudieron haber errado en sus análisis?
Tenés pruebas de lo contrario?
O es que acaso solo creés?

Porque al fin y al cabo, de eso se trata, en el lado escéptico como en el creyente(valga la redundancia).
SE TRATA DE CREER EN ALGO.*

Y ahora que lo pienso, no tiene, ninguna postura, características que la hagan más elogiable que la otra.

*Y esto en consecuencia trae, en la mayoría de los casos, que uno descrea de otras creencias.
Que no es acaso eso lo que hicieron los primeros cristianos?
Y los primeros judíos?

G. Jorge Medina dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Tus objeciones y preguntas son bien recibidas.

Al decir que un cristiano debería preguntar si la persona aseverando que la Biblia fue cambiada ha estudiado criticismo textual es para revelar que la mayoría de la gente nunca ha investigado cómo la Biblia ha llegado a nuestros días. Es decir, tienen una firme creencia de que fue cambiada sin haber leido una pizca de la evidencia pro o con.

Los escritores de la Biblia no debían ser inteligentes como yo (aunque probablemente lo eran más), eran hombres inspirados por Dios. Todo esto está comprobado en mi libro "Evidencias de la Inspiración de la Biblia", y en la serie en CD sobre "El Orígen y la Inspiración de la Biblia."

Como verás, soy por naturaleza un hombre escéptico; siempre preguntando por qué debería creer esto o aquello. Es por eso que soy un cristiano apostólico (aunque nací católico-romano). La evidencia apunta a Jesucristo y a la Biblia como Su Palabra revelada.

La historia de la transmisión de la Biblia está muy bien documentada, desde enciclopedias seculares hasta libros de historia en general. Sabemos de las quemas de Biblia, sabemos de los Rollos del Mar Muerto, sabemos de lo detallado que era la copia de los manuscritos del Antiguo Testamento por los llamados "masoretas", y teniendo más de 20,000 manuscritos del Nuevo Testamento en existencia alrededor del mundo, sabemos que no fue "cambiado".

Si alguien está interesado en toda esa evidencia, les aconsejo llamar a Los Pentecostales de Royalwood al 713-473-1215 para obtenerla.

¡Bendiciones!