martes, abril 11, 2006

A Dios no le importa el largo del cabello

(para entender mejor esta respuesta, vea primero los artículos abajo sobre "¿Le importa a Dios el largo de mi cabello?" de Marzo 27 y "Yo creo... Yo pienso... Yo siento..." de Marzo 28)


A Dios no le importa el largo del cabello. Bueno, por lo menos eso es lo que parece decir el siguiente mensaje recibido por email:

-------

A DIOS LO QUE MAS LE INTERESA SON LAS ALMAS QUE SE
PIERDEN. PARA ESO VINO NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO. EL
MISMO LE DICE A LA MUJER ADULTERA "NI YO TE
CONDENO...". CONDENAR ES JUZGAR. ES EL SEÑOR EL
ENCARGADO DE JUZGAR Y SI EL USA A UNA MUJER CON PELO
LARGO O CORTO, O CON PANTALONES O CON FALDAS, O LO QUE
SEA O AL HERMANITO TAL O MAS CUAL, A FIN DE CUENTAS
QUIEN HACE LA OBRA ES EL, NO NOSOTROS. SOMOS VASIJAS
DE BARRO, IMPERFECTAS CON UN CONTENIDO PERFECTO
ABSOLUTAMENTE SANTO, PERFECTO: LA PERSONA DEL ESPIRITU
SANTO. ASI QUE EL USA A QUIEN EL QUIERE Y COMO QUIERE,
EL CONOCE NUESTROS CORAZONES, LA INTENCION DE NUESTRO
CORAZON, LAMENTABLEMETE NOSOTROS JUZGAMOS POR LAS
APARIENCIAS. MIENTRAS EL MUNDO AFUERA AGONIZA IGLESIAS
PERDIENDO EL TIEMPO EN ESTO Y AQUELLO, DESENFOCÁNDOSE
DEL PROPÓSITO DIVINO:SALVACION Y RESTAURACION DE LA
HUMANIDAD.

(Nombre omitido)


-------

En afán de tener un diálogo constructivo, respondimos con el siguiente email:

-------

Estimada hermana,

Muchas gracias por su email. Tal vez no se dio cuenta, pero en su email dejó una parte muy importante del versículo que citó. Cuando Jesús le dijo a la mujer adúltera "Ni yo te condeno" no la dejó en su pecado, sino que le dijo: "Vete y no peques más" (Juan 8:11). Es precisamente este motivo por el que enseñamos temas sobre santidad.

Es cierto que el condenar es algo reprensible y el juzgar de esa manera no debería ser realizado. Pero al cristiano se le manda a "juzgar con justo juicio" y a "examinarlo todo", y "probar los espíritus" (Juan 7:24; 11 Tesalonicenses 5:21; 1 Juan 4:1).

Aún más, se nos enseña a usar la Escritura para "enseñar, para redarguir, para corregir, y para instruir en justicia a fin de que el hombre (o mujer) de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra."
(2 Timoteso 3:16-17).

Ciertamente nunca quisiéramos limitar qué o quién pueda Dios usar. El usó un asno en el Antiguo Testamento para darle un mensaje a un profeta, y también a Faraón para mostrar su gran poder y humillar a los dioses egipcios. Jesús mismo dijo en una ocasión que si los discípulos callaran "las piedras clamarían." Ciertamente Dios puede usar lo que él desee.

Puede ser que esté entendiendo mal lo que quizo decir ya que usted parece intimar en su mensaje que a Dios no le importa el largo del cabello, o que la iglesia no debe preocuparse de enseñar esto (aunque ciertamente está en la Biblia). Por ello, tengo algunas preguntas que me ayudarán a entender su posición:

1. ¿Dónde trazamos la línea de separación entre lo importante y lo que no es importante?
Es decir, ¿deberíamos hablar contra el homosexualismo, el abuso infantil, y otras cosas, o simplemente predicar el evangelio? ¿Por qué?

2. Una vez que alguien ha sido salvo, ¿deberíamos instruirlo acerca de lo que es y no es apropiado en la iglesia del Señor?
¿Deberíamos enseñarle la manera de vestirse para un culto, una cena especial, subir a la plataforma, etc., o dejarle que se ponga shorts para predicar o cantar un especial?
¿Si no enseñan al respecto, acepta su iglesia que suba una muchacha con mini-falda, con el estómago descubierto (para que se vea el anillo en su ombligo) y bastante escote a cantar un especial para la gloria de Dios? ¿Por qué?

3. ¿Por qué Pablo desperdició tanto espacio en sus Epístolas no predicando el Evangelio (las Epístolas son cartas a gente que ya era salva, a las iglesias) sino instruyendo a los creyentes en cómo vivir? ¿No debería mejor haber estado escribiendo cartas a la gente inconversa?

4. Si no fue un desperdicio, sino algo correcto, ¿No refuta esto la posición suya que todo lo que hay que hacer es predicar el Evangelio? ¿Por qué no?

5. ¿Específicamente, tiene alguna refutación a la evidencia presentada en la enseñanza sobre el cabello? Es decir, estaba la autora equivocada en su tratamiento del idioma Griego, de la historia, o de los versículos usados?

6.
Cuando Jesús mandó a sus discípulos a predicar el evangelio, también indicó que deberían "hacer discípulos de todas las naciones". ¿No implica el hecho de "discipular" el instruir al nuevo convertido en cosas como el ejercicio apropiado de los dones del Espíritu (1 Corintios 12-14), la necesidad de los frutos del Espíritu, y la necesidad de abandonar las obras de la carne (Gálatas 5), el orden de autoridad en el plan de Dios (1 Corintios 11), la absoluta necesidad de crecer y madurar, yendo más allá de los fundamentos de bautismos, imposición de manos, etc. (Hebreos 6), y el hecho que sin santidad "nadie verá al Señor" (Hebreos 12:14)?
¿Por qué?

7. Si usted tiene una idea diferente del discipulado o santificación de los creyentes, por favor compártalo con nosotros, junto con las Escrituras que apoyen su creencia.

8. ¿Se reune su iglesia cada domingo en la mañana y domingo en la tarde para salir a predicar de dos en dos por las calles? ¿Por qué si o por qué no?

¿O se reunen para la edificación mutua en alabanza, testimonios, lectura bíblica y predicación?

¿No cree que si ya son salvos no deberían perder el tiempo en eso, sino que más bien deberían enfocarse en predicar el Evangelio? ¿Por qué?

Creo que sus respuestas a estas preguntas le ayudarán a usted a formar una más clara posición sobre el tema, y nos ayudará a entenderla un poco mejor. Apreciamos mucho que haya tomado su tiempo para enviarnos su email.

Es bueno poder compartir la Palabra de Dios entre creyentes. Esto nos edifica mutuamente y cumple la exortación de Jesús de "Escudriñar las Escrituras" (Juan 5:39).

Dios le bendiga ricamente



G. Jorge Medina

Defensores de la Fe


------

Si usted quiere darnos su punto de vista, puede hacerlo por email a faithdefenders@hotmail.com el cual será enviado también a la autora del artículo, o puede dejar comentarios a este mensaje abajo, en los enlaces al final del mismo.



...

1 comentario:

Polar Bear T dijo...

La idea de que a Dios solamente le importa el corazón es una noción muy "de moda" hoy en día, especialmente en los círculos carismáticos. Cuandoquiera que un pastor o una iglesia traza una linea y establece una norma o un estándar en contra a cualquier cosa, se oyen las acusaciones del legalismo. Pero una parte de predicar el evangelio es predicar que hay cosas que no le agradan a Dios. Pablo le dijo a Timoteo "que prediques la palabra: que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina." Si la palabra de Dios ya ha juzgado algo, entonces no somos nosotros los jueces...la palabra ya ha juzgado.

Cuando leemos las escrituras de Pablo, una cosa que vemos es que Pablo se oponía en gran manera al legalismo. Pero Pablo, el "anti-legalista", dijo que "a la mujer criar el cabello le es honoroso". Pablo también dijo que las mujeres deberían vestirse "con vergüenza y modestía; no con cabellos encrespados, u oro, o perlas, o vestidos costosos". Si a Dios no le importa nada lo externo, y solamente considera el corazón, entonces ¿porqué dijo Pablo tales cosas? ¿Es que ya no se aplican estas escrituras? ¿Puedo tacharlas? ¿Cuáles otras escrituras ya no se rigen de nosotros? A ver...¿todavía tengo que amar a mi prójimo? ¿Acaso mi esposa y yo ya podemos codiciar la casa de nuestro prójimo? No es mi intención ser sarcástico, pero piensen, nomás...la misma Biblia que dice que debemos amar a nuestro prójimo también dice que "si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse, cúbrase". Más tarde, dice que "en lugar de velo le es dado el cabello" Eso no es "legalismo"--es Bíblico, y es del Nuevo Testamento--¿vamos a pasarlo por alto? Espero que no. La primera de Corintios 6:20 lo dice bien: "Porque comprados sois por precio: glorificad pues a Dios EN VUESTRO CUERPO Y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."

Troy Fullerton
Pauls Valley, OK