viernes, septiembre 15, 2006

“Prefiero obedecer a Jesús antes que a Pedro”

En algunas ocasiones al conversar con amigos trinitarios se oye la frase: “Prefiero obedecer a Jesús antes que a Pedro. Esto generalmente viene después de mostrarles Hechos 2:38

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”


Sabiendo que Jesús mandó:

“Id y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” (Mateo 28:19)

¿Cuál es la manera correcta de ser bautizado?

Jesús dijo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Pedro dice que es en el nombre de Jesucristo.

Cuando un amigo trinitario dice que prefiere obedecer las palabras de Jesús antes que las palabras de Pedro, lastimosamente, se está disparando en el pie.

1. Está admitiendo que hay una contradicción en las Escrituras. Pedro se equivocó cuando dijo que el bautismo era en el nombre de Jesús.

2. Si esto es verdad, entonces el Espíritu Santo se equivocó, porque Pedro acababa de recibir la unción del Espíritu Santo (Hechos 2:1-4) y esto iba a ser poder para ser testigos de Jesús (Hechos 1:8).

3. Si el Espíritu Santo se puede equivocar, entonces ¿cómo podemos confiar en el resto de las Escrituras? ¿cómo saber qué partes son verdad y cuáles están equivocadas?

4. Jesús nunca escribió ninguna epístola. Mateo fue el que afirmó que Jesús mando bautizar en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Entonces no es un caso de Jesús vs Pedro, sino Mateo vs. Pedro.

5. Si esto es así, ¿por qué Mateo, el Día de Pentecostés se quedó callado, es más se paró junto con los otros diez apóstoles para apoyar lo que Pedro estaba diciendo? ¿Por qué Mateo no reprendió o corrigió a Pedro, si es que Pedro se equivocó? (Hechos 2:14)

6. ¿Cómo pudo Jesús darle a Pedro las llaves del reino de los cielos si sabía que el día en que reciba el Espíritu Santo iba a desobedecer y traicionar Sus instrucciones? (Mateo 16:19)

La única solución es reconocer en Mateo 28:19 el mandamiento, y en Hechos 2:38 el cumplimiento u obediencia al mandamiento de Jesús. Ambas Escrituras son verdad el “nombre” del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo es “¡Jesús!”

En otras palabras, el Espíritu que estaba en Pedro le recordó las palabras de Jesús, y le dio el nombre que debe ser invocado en las aguas del bautismo. Mateo, estando presente, lleno del mismo Espíritu, estuvo en total acuerdo con Hechos 2:38. Los demás apóstoles entendieron lo mismo ya que consistentemente bautizaban invocando el nombre de Jesús. Vea Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:5; 22:16.

Para nosotros, como pentecostales apostólicos, “toda la Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16). No hay ni pueden haber contradicciones en la Santa Palabra de Dios. Hay perfecta armonía entre Mateo 28:19 y Hechos 2:38. Hay un nombre revelado para nuestra salvación. Un nombre que es tan elevado y glorioso que revela en él la identidad del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Ese nombre es el nombre de Jesús (Vea Hebreos 1:4; Efesios 1:21-23; Hechos 4:12).


...

No hay comentarios.: