viernes, diciembre 19, 2014

Falsos títulos de universidades "cristianas"

 

Falsos títulos de universidades "cristianas"

Hoy en día parece que si uno no tiene un título universitario en consejería o teología no es nadie. La búsqueda de reconocimiento y respeto entre ministros a veces hace que uno busque tales títulos en lugares de no muy buena reputación, muchas veces sin saberlo. Tal vez parte de la motivación es poder listar en una biografía todos los "títulos" que tenemos, con nombres impresionantes, y casi impronunciables. Esto fue lo que nos llevó a poner el siguiente pensamiento en Facebook:

¡CUIDADO!

A los que aman el estudio de la Palabra, les rogamos que tengan mucho cuidado con ofertas que se oyen más y más, aún en radios "cristianas", de poder obtener una licenciatura o maestría en teología, ministerios o consejería cristiana en unos cuantos meses.

Algunas personas obtendrán tales "títulos" por unos cuantos cientos de dólares, pero la realidad es que no valen ni el papel en el que están impresos; es simplemente un negocio "cristiano" que está llenando los bolsillos de gente deshonesta que hacen creer a nuestra gente que un título así los cualifica para ser pastores o consejeros cristianos.

Algunas de esas "universidades" (con nombres muy impresionantes) desaparecen del mapa después de algunos meses, y usted queda con una "licenciatura" de una institución que no existe.
 

Generalmente, uno necesita primero obtener una licenciatura acreditada para poder luego estudiar al nivel de maestría; y después de graduarse de allí recién puede aplicar a un doctorado. Algunas "universidades" aceptan estudiantes que no tienen tal licenciatura y le ofrecen crédito por "experiencia", ya sea trabajando en un lugar de asesoramiento psicológico (en el caso de la consejería) o en el pastorado (en el caso de títulos en ministerio o teología); mayormente, tal oferta es una señal de que el título no será legítimo. Parte de la razón debería ser obvia: Es posible pastorear por 10 o 15 años y haber hecho el peor trabajo posible; tal vez no sabe cómo predicar, o cuidar de las almas; ¿cómo le cualifica simplemente ese tiempo de pastorear para decir que tiene experiencia similar a una licenciatura? Uno puede haber aprendido a aconsejar en las trincheras por varios años; como se dice: "echando a perder se aprende" pero, ¿Qué universidad confiable dirá que usted ya ha adquirido un nivel de "asociado en psicología"?

Déjeme ser transparente y confesar que yo mismo caí víctima de tales ofertas. Después de cursar dos años en el Texas Bible College, y como un año más en otro instituto bíblico por correspondencia, Vision International University me pidió que enviara toda mi información posible, fecha que obtuve mi licencia ministerial, experiencia en la predicación, libros que había escrito, etc. Una vez evaluado todo me dijeron que podían darme el título de Doctor en Ministerios (D.Min.) por la simple suma de $2,000 dólares. Sólo tenía que enviar el cheque y escribir una disertación de 100 páginas. Alguien que tenía contacto con esa universidad me sugirió que no enviara uno de mis libros para luego poder usarlo como mi "disertación". Eso fue lo que hice. Añadí algunas cosas al libro y lo aprobaron, sellaron, y luego hasta podía haber ido a la ciudad de Dallas para la "graduación" con toga y birrete. Decidí no ir a la misma porque aún en ese tiempo sentí que no merecía tal graduación. Recibí el título en el correo. Se ve muy oficial y está hecho profesionalmente.


Tiempo después me enviaron una carta diciendo que con un año de estudio por correspondencia (pagando los honorarios requeridos) yo podría recibir el Ph.D., el famoso doctorado en teología. Nunca lo hice porque había algo en el proceso que simplemente no sonaba bien. ¿Un año de estudio para obtener un doctorado?

Los títulos falsos abundan aún en el mundo "cristiano"
Hoy en día estoy al tanto que un doctorado en teología requiere una licenciatura y maestría acreditadas, y por lo menos 5 años de estudio, incluyendo exámenes exhaustivos, disertación, y defensa de la misma. Se reporta que la mayoría de personas terminan tal doctorado en 8 a 10 años. Parte de la razón es que se necesita estar bien versado en idiomas bíblicos como Hebreo, Griego y Arameo; a veces también Latín (dependiendo del área de estudio); y aún Alemán y Francés son requeridos para poder hacer investigación en los escritos de teólogos contemporáneos cuyos libros no están traducidos al Inglés o Español. Todo eso como base para realizar el estudio intensivo de la Biblia que requiere un Ph.D. Por ello digo otra vez, ¿cómo es que lugares como Vision International University pueden ofrecer tal título en un año de estudio, por muy intensivo que sea?

Luego me di cuenta que aunque la página internet de Vision se ve muy profesional, y graduan cientos de estudiantes cada año, tales títulos no están acreditados por la ATS (Association of Theological Schools) y tampoco tienen una acreditación a nivel gubernamental. Es decir, tal título no es aceptado por ninguna universidad acreditada; no se puede usar ni para estudiar, ni para enseñar.

Escuelas sin acreditación comúnmente dicen que el gobierno no requiere acreditación de instituciones educativas, o que por convicciones doctrinales no les pueden dar acreditación, pero la acreditación no interfiere con las convicciones doctrinales o bíblicas de la escuela, sólo con la calidad de instrucción y de las credenciales de los que enseñan (los maestros deben tener sus doctorados de escuelas acreditadas). Para seminarios bíblicos, la asociación que da la acreditación es la ATS (Asociation of Theological Schools); al nivel universitario, hay organizaciones de acreditación regional y dependen de cada región y son al nivel gubernamental.

[Si desea ver si alguna escuela o universidad es acreditada, búsquela aquí: ATS]

Si usted está interesado en obtener un título profesional y está buscando una universidad para estudiar consejería o teología, una manera fácil de saber si son acreditados es si es que le han requerido a usted una licenciatura y una maestría acreditadas; si le han pedido que sus universidades envíen transcripciones oficiales de sus notas y si le han pedido que tome un examen como el GRE (Graduate Record Exam), el cual es un estándar en las universidades acreditadas en Estados Unidos y Canadá. Si le han aceptado sin maestría, sin el GRE, etc. no hay manera que sean acreditadas. Las universidades acreditadas NO aceptan años de pastoreo, trabajo, libros escritos, o experiencia de otra índole como créditos universitarios.

¿Se sentiría usted bien yendo a un médico que haya obtenido su doctorado en un año, basado en su basta experiencia de conductor de una ambulancia por 15 años? ¿O quisiera usted a alguien que ha dedicado seis o más años de su vida en clases, laboratorios, observación, exámenes, etc. hasta obtener su título?

¿Deberíamos esperar menos de aquellos a quienes confiamos nuestras almas?


Ahora, debemos decir que hay institutos bíblicos que no son acreditados, pero tampoco pretenden serlo. No ofrecen títulos de Asociado, Licenciatura, etc. pero que tienen buena instrucción. Hay muchos libros y cursos que puede obtener que le darán mucho conocimiento. Uno puede capacitarse de varias maneras. Entonces depende de si usted desea la instrucción o el título. Por supuesto que tener ambos es mejor; aunque lastimosamente demasiada gente va por el título y cuan más corto sea el programa de estudio parece ser mejor para ellos. Pero si estamos preparándonos para servir al Cuerpo de Cristo, ¿no deberíamos buscar más instrucción en vez de menos?

Con esto, no estoy tratando de disuadir a nadie de que estudie. Necesitamos más pastores capacitados. Necesitamos ministros que verdaderamente conozcan la Biblia. Nuestro pueblo necesita más estudio; pero tenga cuidado antes de gastar su dinero en aquello que no llena. Estudie todo lo que pueda, pero no se preocupe por el título; lo importante es aprender. Ahora, si siente el llamado de Dios para hacerlo seriamente, busque un lugar que sea acreditado; esto hace que la calidad de enseñanza sea mucho mejor y de manera verdaderamente profesional.
 

No creo que tenga nada de malo listar en la biografía de uno los logros y títulos que sean amenos al área de nuestro servicio; pero que estos no sean la base de nuestra identidad. Busquemos servir (ministrar) al pueblo de Dios, y dejemos los títulos de lado. Debo notar aquí que muchos de nuestros materiales todavía contienen el nombre "Lic. G. Jorge Medina"; una vez que estos se agoten y tengamos que imprimir más, eso será cambiado simplemente a "G. Jorge Medina" (y Vision International University será borrada de nuestra biografía, aunque todavía aparece en algunos de nuestros recursos). Al mismo tiempo, debemos celebrar a nuestros jóvenes que han invertido los años necesarios para obtener sus títulos universitarios; debemos alentarlos a hacer más de lo que nosotros hicimos, y a estudiar en las mejores escuelas posibles; siempre recordándoles que eso no es el todo del hombre, y que servir al Señor, en cualquier capacidad, vale más que muchos títulos en la pared.
 

Por mucho tiempo hemos sido esclavos del afán de poner letras detrás de nuestros nombres. En algunos casos hemos visto letras cuyos títulos son casi irreconocibles. Por ej: "Perico de los Palotes, ACTL". Cuando se pregunta al hermano Perico qué título tiene nos informa que hace varios años tomó un curso de tres meses de "Auxiliar de contabilidad y teneduría de libros" y por lo tanto está usando la sigla de ese curso como su "título". En otras ocasiones hemos visto en algunas biografías títulos de universidades que no existen (El internet fácilmente revela estas cosas, y si existen, puede revisar la acreditación de tales instituciones aquí: ATS).

A veces se ha pedido a Defensores de la Fe que emita títulos no-acreditados de Asociado en Teología o Licenciado en Teología, basado en los libros y recursos que hayan estudiado (algunos institutos bíblicos utilizan nuestros materiales para algunas de sus clases), pero nos hemos negado a hacerlo porque no sería justo para con los que reciban tales "títulos". No que no creamos que nuestro material de estudio es suficientemente bueno, ya que la mayoría de nuestro material está producido al nivel de instituto bíblico, sino porque no tenemos el derecho ni la autoridad de emitir tales títulos, por mucho que sepan nuestros alumnos. 

Espero sinceramente que estos pensamientos sean de bendición para usted. Si hemos escogido compartir esto—y la verdad fue un poco difícil hacerlo—es porque puede más nuestro deseo de cuidar a nuestros hermanos que nuestro ego; aparte que la confesión es buena para el alma. :-)  

Espero sinceramente que esto le ayude. Dios les bendiga ricamente.

Su siervo,


G. Jorge Medina
www.defensoresdelafe.org




[Actualizado el 22 de Febrero, 2015]


...

2 comentarios:

joel rodriguez dijo...

excelente comentario mi estimado hermano medina, es correcto aun en nuestras organizaciones envian en 3 o 6 meses a lideres o ministros y regresan con mentalidad de licenciados en teologia cuando algunos ni secundaria ni preparatoria tenian,,,,que lastima ostentar titulo en ves de formacion academica...para servir en el reino...muy acertados los comentarios y muy sinceros....

atte
joel rodriguez pastor
monterrey n.l.mexico


Lidia Godina dijo...

Lo felicito por su sinceridad y sencillez de siempre. Dios lo siga usando :)