viernes, enero 21, 2011

El Ayuno de Daniel


"En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas." (Daniel 10:2-3)

Tres semanas son igual a veintiun días. Daniel indica que no comió manjar delicado, ni carne, ni vino. Esto ha llegado a ser conocido como "el ayuno de Daniel". Los comentaristas indican que ya que Daniel tenía grandes responsabilidades en el imperio, no era sabio que dejara de comer completamente, pero, para indicar la aflicción de su alma y su deseo de buscar a Dios, decidió dejar de comer algunas cosas hasta obtener la respuesta deseada.

Es posible que esta práctica se haya hecho una costumbre de Daniel por sus experiencias de jóven. Recordemos que ya en el capítulo 1 del libro, cuando los jóvenes hebreos fueron llevados cautivos a Babilonia ellos no comieron ciertas cosas:

"Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse... Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey. Así, pues, Melsar se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres. A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños." (Daniel 1:8, 12-17).

Siendo que esto les dio tan buen resultado, Daniel aprendió que Dios recibe todo sacrificio que se hace con un motivo puro y un corazón sincero.

En el ayuno, en vez de enfocarnos en la comida, la dejamos de lado para enfocarnos en Dios y en Su Palabra. Pasamos el tiempo que normalmente dedicamos a la comida ahora en la presencia de Dios, tanto orando, como oyendo Su voz.

NO COMER...

El llamado "ayuno de Daniel" consiste, pues, en abstenerse de comer todo tipo de:

Carne

Productos refinados o procesados

Leche, queso, crema,

Huevos,

Productos fritos (freídos),

Cafeína (incluyendo té y chocolate),

Bebidas gaseosas,

Azúcar refinada y sustitutos de azúcar (Splenda, Equal, etc.).

Algunos ven la descripción de "manjares delicados" como una descripción de postres dulces como pasteles, etc.

Otros se abstienen también de cosas "mundanas" como los deportes, juegos de video, televisión, internet, medios sociales como Facebook o Instagram, o ciertos hábitos. Cada quién debe decidir qué tipo de sacrificio quiere dar a Dios.


COMER...

Todo tipo de vegetales

Frutas

Legumbres (lentejas, garbanzos, frijoles, etc.)

Líquidos (agua, jugos 100% naturales)

Granos (nueces, cacahuates, etc.)

Avena

Miel de abeja (algunos también se abstienen de esto, para no probar nada "dulce" durante el ayuno).


Como usted puede ver es un tiempo de verdadero sacrificio.

Ahora, los que decidan hacer este tipo de ayuno parcial (y cada quién debe decidir por sí mismo) no por ello deben olvidar su tiempo de ayuno regular. Es decir, si usted tiene la costumbre de ayunar cada miércoles, todavía debería hacer un ayuno normal ese día (ningún tipo de comida y sólo beber agua), y continuar con el ayuno parcial (o de Daniel) el día jueves y días sucesivos.

No se olvide de tomar abundante agua. Si alguna vez hace un ayuno total (sin tomar alimentos ni agua), no lo haga por más de tres días, ya que sería dañino para su salud pasar más de tres días sin agua. Consulte con su médico antes de intentar un ayuno total extendido. Lo mismo si usted toma medicinas cada día. Sea sincero con su médico y explíquele que está planeando realizar un ayuno y pídale su recomendación.

Recuerde que el ayuno es un tiempo de sacrificio secreto para Dios. Veamos Mateo 6:16-18,

Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 

Creemos que es mejor recibir la recompensa del cielo, que la admiración temporal de los hombres. Ayunemos para Dios.

Es posible que diferentes miembros de la misma familia deseen hacer diferentes tipos de ayuno. Uno puede decidir ayunar completamente cada día, y comer una sola vez por día por 21 días. Otro miembro tal vez haga el ayuno de Daniel y coma a horas determinandas, pero sólo lo que es permitido en ese ayuno. Aún otra persona tal vez ayunará desde la cena hasta la merienda (lunch) del día siguiente; es decir, no comerá desayuno por 21 días. Sería bueno que también los jóvenes y niños hagan algún tipo de sacrificio. Para ellos, tal vez el más grande sacrificio será abstenerse de tecnología durante ciertos horarios por 21 días. Decidan como familia, y asegúrese que más una imposición, sea un tiempo donde cada quién sacrifica algo por acercarse a Dios.

Al final de los 21 días Daniel tuvo la visitación de un ángel con grandes revelaciones. Haga de este tiempo una búsqueda de algo específico para la gloria de Dios (limpieza personal, ser libre de amargura o rencor, reconciliación en su familia, la salvación de un ser querido, etc.). Recuerde que el ayuno sin oración es simplemente una dieta. Si su corazón está en el lugar correcto y lo hace para la gloria de Dios, este ayuno puede transformar su vida.

Si desea mayor información sobre el ayuno puede obtener este set de audio CDs: Ayuno para el nuevo discípulo o el álbum Pasion por la Presencia y la Palabra de Dios.



Defensores de la Fe
...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno. gracias

Anónimo dijo...

Esto fue de gran ayuda y bendicion para mi en este momento, muchas gracias

ideth_princess dijo...

Gracias, que dificil se me hizo encontrar esto

Luis heinstein dijo...

Muy buen articulo, y coincido con ideth_princess , en verdad es dificil encontrar temas como este sin extremismos de q un ayuno solo es aquel sin comer nada ni siquiera tomar agua y otros qur dicen q ya no es necesario ayunar!

Patty De Oliveira dijo...

Gracias me a servido de mucha ayuda